El nuevo esquema del Home Office se ha convertido en caldo de cultivo para el ransomware.

 

La pandemia y la situación global de incertidumbre económica han puesto al mundo de cabeza, y ahora es más que evidente el cambio que estamos experimentando hacia el teletrabajo, el cual ha cambiado radicalmente el panorama de las amenazas informáticas, que siempre están a la orden de nuestra vida diaria.

Según una nota publicada por Kaspersky en su red de noticias Latam Kaspersky Blog, las personas responsables de la ciber-protección corporativa ahora deben considerar dos nuevos factores: la distribución geográfica de la red de oficinas y la presencia de las computadoras del trabajo en ambientes domésticos.

 

Amenazas para la red de oficina

La mayor parte de la fuerza laboral a nivel mundial está trabajando desde casa, estableciendo conexión remota con redes corporativas la mayor parte del tiempo. ¿Qué significa esto? Que toda su red de oficina está ahora distribuida, no sólo en una localidad sino en más de una y hasta en otras ciudades, regiones e incluso países.

Si un ejemplar de ransomware infecta la red, las computadoras que están a kilómetros entre ellas pueden verse involucradas y cifradas. Incluso si existen copias de seguridad de todas las computadoras, tendrá que enviar al equipo de soporte técnico al hogar de cada empleado o colaborador afectado o llevar las computadoras a la oficina.

 

Amenaza para las redes domésticas

No se tiene la certeza suficiente para saber cuán buena es la protección de los empleados que trabajan con información de la empresa desde sus computadoras domésticas, quién más las usa y si esos usuarios entienden las ciberamenazas actuales y potenciales.

Incluso si los empleados han recibido capacitación para reconocer el spam, enlaces y archivos adjuntos maliciosos, eso no garantiza que la información empresarial no será cifrada por la falta que alguno de ellos haya cometido en casa.

A esto se le añaden peligros adicionales: ¿Quién sabe qué dispositivos están conectados con los routers de los empleados y cómo ha quedado configurado el acceso a las carpetas compartidas? Los ciberdelincuentes actuales tratan de robar los datos antes de cifrarlos.

El ransomware en casa puede provocar que la información confidencial llegue a manos de los cibercriminales. Eso hace que un ataque doméstico a un empleado se convierta en un problema corporativo.

 

Solución de seguridad

En una situación de incertidumbre tecnológica, comprendemos que la mayoría de las empresas que se vieron obligadas repentinamente a enviar a sus empleados al Home office no contaban con un presupuesto para soluciones de seguridad adicionales; o tal vez ni siquiera pensaron en tener una solución de seguridad.

Más allá del dilema, esto no es una razón para dejar sus equipos desprotegidos. Actualmente nuestro aliado comercial Kaspersky cuenta con la herramienta Kaspersky Anti-Ransomware Tool for Business, diseñada para enfrentar al ransomware.

En primer lugar, se desempeña eficientemente con otras soluciones que esté utilizando, esto evidentemente crea capas adicionales de seguridad.

En segundo lugar, Kaspersky ha actualizado la herramienta con una función de protección contra exploits.

En tercer lugar, Kaspersky Anti-Ransomware Tool for Business es aún mejor al proteger sistemas obsoletos, como Windows 7, cuyo soporte técnico culminó a principios del 2020.

Obtenga un plan o solución de seguridad para su empresa, escríbanos al correo electrónico:info@orionconsultores.com

Fuente de la noticia:Latam Kaspersky Blog